Los exportadores de biodiésel argentinos están cerca de festejar una victoria y recuperar el mercado europeo que perdieron en 2013, luego de que el viejo continente estableciera derechos antidumping del 24,6% hasta que finalizara la investigación en la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Una vez conocido el fallo del organismo multilateral, el año pasado, favorable a la Argentina, la Comisión Europea (CE) diseñó una propuesta de reducción drástica de los aranceles que los llevaría a un promedio de 8%, de acuerdo con el borrador distribuido por la entidad entre funcionarios del Gobierno, los exportadores y los países europeos.

Este esquema, que discrimina el arancel según la compañía y que también incluye a las empresas de Indonesia, será discutido por los países del bloque a fin de mes y si la votación resulta favorable, la CE aplicará los nuevos derechos a partir del 10 de agosto, luego de que salga publicada la disposición en el Boletín Oficial.

Si algunos países se opusieran, la comisión se tomará un mes más para rediseñar la propuesta y convocar a una nueva votación. Pero el Gobierno argentino y los exportadores ya le hicieron llegar a Europa su adhesión al borrador actual. "No vamos a aceptar aranceles mayores a los propuestos ahora", dijo a El Cronista una fuente que sigue de cerca la negociación.

De acuerdo con el paper, la empresa más beneficiada sería Dreyfus, con un arancel de importación de 4,5%; seguida por Molinos Río de la Plata, Oleaginosa Moreno y Aceitera Vicentín, con el 6,8%. Aceitera General Deheza podrá ingresar al mercado europeo con un derecho del 10,6%, al igual que Bunge y otras compañías.

Con estos nuevos valores, podría volver a ser competitivo exportar biodiésel a Europa. Según analizan en el sector, "dependerá de las condiciones de mercado, pero es muy probable que se recupere ese destino de exportación". La Argentina vendió biodiésel al viejo continente hasta 2013, cuando se fijaron los derechos del 24,6%. Hasta ese año, el país colocaba 1,8 millón de toneladas, de las cuales prácticamente la mitad iba destinado a España.

 

 

Fuente: El Cronista

Share/Save/Bookmark