Ejecutivos de empresas argentinas y representantes del sector académico consideraron que el país ingresará en una década en la “implementación masiva” de las principales tendencias de la industria 4.0, como se denomina a la futura “cuarta revolución industrial”, según un informe realizado por la Universidad Austral.

En un trabajo realizado para la agencia Télam, se analizó el impacto que tendrá en la sociedad argentina la implementación masiva de la cuarta revolución industrial, la cual está reemplazando a la actual basada en la electrónica y la computación, de acuerdo a la perspectiva de directivos de empresas locales.

Así, el análisis de las encuestas recogidas entre ejecutivos argentinos en el marco del World Economic Forum se anticipa que para 2021 el 80% de la población tendrá presencia en las redes digitales, y habrá un uso masivo de carpooling, es decir la tendencia a compartir los vehículos en las grandes ciudades.

En la prosecución temporal, se anticipa para 2022 la implementación masiva de la Internet de las cosas (IoT) y el almacenamiento virtual libre e ilimitado, y para el 2023 la ropa con sensores conectada a Internet.

Para 2024, los ejecutivos confían en la llegada masiva de piezas producidas en 3D, y que 50% de los artefactos hogareños ya tendrá uso a través de internet, en lo que se denomina casa conectada.

Ya hacia 2025 se avizora el momento de la Inteligencia Artificial (IA) integrada a los directorios de empresas, la tecnología implantable en el cuerpo humano y los censos reemplazados por Big Data.

Pasando la mitad de la próxima década, la opinión de los directivos de empresas es que hacia 2026 será masiva la presencia de los vehículos sin conductor, que el 30% de las auditorías serán realizadas por Inteligencia Artificial y que el 90% de la población tendrá acceso a Internet.

Finalmente, para dentro de 10 años, se cree que el 10% del PBI mundial usará el concepto blockchain -almacenamiento de información inmutable con actualización y sincronización inmediata-, los impuestos serán cobrados bajo el mismo sistema, serán una realidad las ciudades inteligentes y el 5% de los productos de consumo serán generados en 3D.

Con estas perspectivas de innovación y disrupción inmediata, el profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Austral, Alejandro Sureda, destacó que el mundo "claramente ya transita la nueva Revolución Industrial, por lo que se debería pensar qué impacto tendrá en la sociedad argentina y en el futuro de cada uno para ver cómo ajustarse a la nueva ola".

La nueva fase denominada “Industria 4.0” está impulsada por avances que incluyen biotecnología, robótica, inteligencia artificial, vehículos autónomos e Internet de las cosas (IoT), entre otros desarrollos innovadores que ya se conocen en la realidad.

El informe hace referencia al análisis de una reciente encuesta realizada entre directores y gerentes de la industria argentina en el marco del World Economic Forum 2017, que permite observar diferencias con lo que se registra a nivel mundial.

En base a los especialistas, la cuarta revolución industrial en marcha ya permite avizorar otra transformación en las condiciones productivas, luego de las introducidas por las máquinas a vapor y los telares mecánicos a fines del Siglo XVII, la irrupción de la energía eléctrica y la producción en masa a principios del Siglo XX y de la electrónica y las computadoras tras la Segunda Guerra Mundial.

En este sentido, Sureda concluyó: “La industria del futuro se caracterizará por la fuerte personalización de los productos, bajo las condiciones de un sistema de producción altamente flexible y extensa integración entre consumidores y productores”.

 

Fuente: Agencia Télam

 

Share/Save/Bookmark