El ingeniero Fernando Bravo llegará a la provincia en breve para disertar sobre la necesidad de apostar a las TIC como nueva matriz de crecimiento. “La economía moderna es la economía del conocimiento”, advierte el especialista.

En septiembre de 2016 el Plan Estratégico de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) del Ministerio de Industria de Misiones comenzaba a dar pasos importantes hacia su conformación. Bajo la agenda de trabajo planteada por el ministro Luis Lichowski, la iniciativa fue presentada en Córdoba con el firme propósito de establecer más y mejores vínculos para el desarrollo del cluster SBC (Servicios Basados en el Conocimiento) que viene potenciando la industria tecnológica de manera de convertirla en uno de los principales motores de la economía misionera.

Hoy, tras varios meses de evolución, el cluster toma forma y se nutre de los datos y aportes de quienes mejor se desenvuelven en ese rubro. Es con ese propósito que la cartera industrial misionera convocó al ingeniero Francisco Bravo, un experto mendocino del área de Vinculación de la Universidad Nacional de Cuyo y asesor del Ministerio de Producción de la Nación en materia de Parques Tecnológicos.

“La oportunidad que se tiene es la más importante. Se nos brinda la oportunidad de dar un salto cuali y cuantitativo hacia una sociedad mejor, que es la del conocimiento”, arranca afirmando Bravo, quien a menudo habla de “evangelización tecnológica”.

“Simplemente hay que quitarle la connotación religiosa”, explica. “El concepto es muy adecuado ya que, al igual que en las religiones, lo que se busca es difundir una cultura tecnológica y de conocimiento que hoy en día transforma el mundo”, advierte el especialista que brindará una disertación el próximo 25 de agosto.

Las TIC pueden ser un verdadero punto de quiebre, la diferencia entre un estado subdesarrollado y uno desarrollado. Bravo se entusiasma con la tesis y enseguida responde: “Hasta mediados del siglo pasado Argentina todavía era considerado un país rico porque la economía mundial estaba dividida y un tercio de ella se dedicaba a la agricultura. Hoy la agricultura representa nada más que el 4% de la economía mundial, cambió la matriz productiva. Actualmente dos tercios de los servicios de la economía global son los servicios y dentro de los mismos están las tecnologías del conocimiento fundamentalmente. Hoy prevalecen todas las tecnologías y todo lo que tenga al conocimiento como elemento fundamental para desarrollarse. Pasaron a ser importantes los intangibles”, afirmá el ingeniero adelantando así el contundente ejemplo. “Hoy vale más Google que YPF a pesar de que los recursos que se emplearon para desarrollar Google deben haber sido ínfimos comparados con los que se emplearon para la petrolera”.

La contundencia es brutal y la sentencia clara y definitiva: “La economía moderna es la economía del conocimiento, la sociedad de la información y el conocimiento”.

Ya sobre el terreno de su próxima disertación, Bravo anticipa que no conoce cabalmente la geografía misionera, aunque afirma saber de los motores de su economía. “Turismo ecológico, madera, yerba y te, entre otros productos”, dice el ingeniero que pensó y desarrolló el Parque TIC Mendoza, galardonado con el Premio Sadosky 2016 a la Industria Tecnológica Argentina.

“Esa producción que tiene Misiones debe ser atravesada horizontalmente por las TIC. Hoy no existe actividad económica o social que no tenga a las TIC adentro. No hay prácticamente alguien que no utilice un dispositivo electrónico. Ninguna de las actividades económicas de la actualidad puede ser competitiva si no trae aparejada tecnología y conocimiento. Son la herramienta que más rápido generan riquezas”, aconseja el especialista.

“Puedo afirmar que aquellos estados nacionales o provinciales que no fueron bendecidos con una naturaleza rica, lograron igualmente dar un salto a ser desarrollados, y lo hicieron al apostar al conocimiento más que a los recursos naturales”, afirma Bravo. Y agrega: “Entiendo que el denominador común es una masa crítica de empresas y emprendedores, pues entonces hay que potenciarlos y la sinergia será natural”.

Finalmente y frente al desafío y la intriga que significa apostar por las nuevas tecnologías y los  SBC, Bravo indica que “la sociedad acompañará estos procesos de cambio en tanto y en cuanto nosotros seamos capaces de transmitir todos estos conceptos. Por eso todas las empresas basadas en conocimiento son los actores que hoy tienen mayor obligación de transmitirlo”.

“Lo mismo para las autoridades”, señala en referencia a la convocatoria de Industria. “Hay que evangelizar. Los que más conocen de esto, como lo son las TIC, deben ser muy responsables a la hora de trasladar estos conceptos a quienes toman las decisiones”, concluye el especialista.

Cabe informar que los interesados en participar de la disertación del especialista o en adquirir información relacionada pueden dirigirse al ministerio personalmente o por mail a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o al teléfono 0376 4447536.

 

Las TIC y los SBC en Misiones

La visión del Ministerio de Industria en cuanto a la producción y evolución de industrias TIC se transforma en Servicios Basados en Conocimientos (SBC), dado que no solamente se piensa en software de diseño y desarrollo, sino también en productos audiovisuales, videojuegos y animaciones.

El gobernador Hugo Passalacqua deja en claro que hay voluntad política de avanzar en este ámbito y entonces se va trabajando mano a mano con el emprendedurismo. Es así que bajo la órbita del “Programa 111 mil” (proyecto impulsado por la Nación con el objetivo de formar profesionales y técnicos en el sector de Servicios Basados en el Conocimiento, específicamente en el área de programación) a Misiones le fueron asignados varios cupos.

En Argentina existen al menos 180 empresas con unas diez mil personas que trabajan en el sector y les está faltando personal, por lo que se prevé que los recursos que existen en Misiones serán rápidamente absorbidos dado que la formación es de gran nivel. Se debe tener en cuenta que que estas empresas se instalan donde existen recursos humanos, lo que representa el 90% de la razón de ser de los Servicios Basados en Conocimientos.

Por lo pronto resulta necesario articular a las empresas individuales a través del cluster para poder hacer asociatividad y favorecer el desarrollo. Ya no se habla nada más que del emprendedor haciendo su trabajo, sino que de toda la estrategia comercial, administrativa y legal para exportar.

De hecho hay varios especialistas que están trabajando en el sector forestal, la forestoindustria, con los yerbateros y los tealeros y lo hacen con soluciones aplicadas a esos segmentos.

Hace diez años lugares como Tandil no tenían muy trabajado el rubro. Sin embargo hoy la informática es la segunda industria generadora de ingresos detrás de la producción agropecuaria. En Mar del Plata, más allá del turismo, están generando software y videojuegos que venden al mundo generando un producto bruto geográfico muy importante. Lo mismo en Córdoba, donde están planificando exportar por 1.300 millones de dólares para 2020.

 

Share/Save/Bookmark