El Ministerio de Industria analiza con Cooperativas de Apicultores las posibilidades de agregación de valor a productos derivados de la actividad.

Como primera instancia, se analiza optimizar la producción a partir de la cera y propóleo para generar nuevos y diversos productos, además de la creación del primer Banco de Polen de la Provincia en los nuevos laboratorios que se construirán en el Parque Industrial Posadas (PIP), que permitiera mejorar la calidad de la materia prima. 

Del encuentro que fue encabezado por el ministro de Industria Ing. Luis Lichowski, participaron miembros de la Federación Misionera de Cooperativas Apícolas, Agropecuarias y Afines (FEMICA), además de productores de Apóstoles, Aristóbulo del Valle y 25 de Mayo. 

“Continuamos trabajando para apuntalar al sector productivo, en este caso la apicultura, y con la visión del gobernador Hugo Passalacqua, de generar valor agregado a la producción local, con criterios de sustentabilidad y generación de empleo”, sostuvo el ministro Lichowski sobre la reunión. 

Por su parte Norberto Matzke, productor y coordinador del Programa Provincial Apícola (Promiel)  del Ministerio del Agro y la Producción, informó que se trabajó sobre tres ejes que buscan herramientas para potenciar, mejorar y hacer crecer al sector productivo. 

“Por un lado se trabajó en los aspectos referidos a la producción y recupero de la cera de los panales y la necesidad aprovechar un producto que tiene alta demanda en otros sectores vinculados a la industria de muebles como también de cosmética como por ejemplo las ceras depilatorias”, explicó. Asimismo agregó que el recupero de cera permitiría por un lado renovar la cera de los panales, acción que mejoraría la situación sanitaria de los mismos y poder extraer un producto comercializable. “La recolección de cera permite además que se minimice la presencia de polillas en la colmena, debido a que son las que buscan la sustancia por su alto contenido proteico”. 

En cuanto a la posibilidad de crear el primer Banco de Polen de Misiones en los nuevos laboratorios del Ministerio de Industria que se ubicarán en el Parque Industrial Posadas, el productor indicó que el objetivo sería lograr una clasificación a través de la cual se pueda determinar que especies intervinieron en la producción de la miel o producto final. “Cada grano de polen contiene en su interior el gameto o célula reproductiva masculina, esto está en la miel y clasificarlos permitirá saber que especies intervienen en el proceso. Ese análisis se puede realizar en el laboratorio y determinar así con exactitud que plantas intervinieron. Es un trabajo inédito para abordar con la flora misionera. Para ello se plantea aporten de su producción la experiencia, reconozcan la planta a la que las abejas visitan y así tomando una muestra y con su nombre vulgar o habitual, pueda llevarse al laboratorio, analizar y determinar su nombre científico. Esto tiene un único fin que es darle valor agregado al producto final”, sostuvo. 

Por otra parte en Misiones se registran cerca de 1500 productores de miel, de los cuales unos 600 se dedican a la comercialización. 

La posibilidad de industrializar la producción apícola en Misiones, aprovechando la cera, el propóleo y los demás elementos, tiene como fin mejorar la calidad del producto final. Para ello se trabajará para procurar fondos que permitan renovar los cuadros de madera que van dentro de los cajones donde se produce la miel, capacitar a los apicultores y lograr avanzar en un mejor aprovechamiento de sus derivados. 

Puntualmente para el propóleo, considerado un antibiótico natural, se busca sistematizar su recolección mediante un esquema de cosecha asegurando su calidad y posterior venta previo procesamiento. “Se busca que el producto salga al mercado como materia prima ya procesada y se pueda utilizar en gotas, en caramelos, suplementos y todo lo que comúnmente se conoce”.

 

 

Share/Save/Bookmark