Por Ing. Luis Enrique Lichowski, ministro de Industria de Misiones.

El Gobernador Hugo Passalacqua ha creado el Ministerio de Industria, considerando el impacto que esta actividad representa en el desarrollo económico sustentable de una provincia o región.   En Misiones, el potencial es enorme.

En primer lugar, es clara la necesidad de explorar todas las posibilidades, capacidades, detectar aspectos a superar para lograr un desarrollo sólido, con un análisis que tome propuestas existentes, sume nuevos elementos, y construya un plan industrial integral para la Provincia con participación de todos los sectores involucrados, que oriente el proceso de búsqueda de competitividad y generación de empleo que se busca. En eso estamos. 

Podemos dimensionar la misión que tenemos, y las posibilidades, si las visualizamos como tres grandes desafíos:

DESAFÍO 1: FORTALECER LAS INDUSTRIAS TRADICIONALES

Nuestras industrias tradicionales fueron, son y serán pilar de la economía provincial: Las madereras, yerbateras, tealeras, deben sin duda, buscar el mejoramiento continuo, dar cada vez más valor a su producción, buscando siempre más calidad y obtener certificaciones, alcanzar nuevos mercados y desarrollar nuevos usos para nuevos productos. 

Un ejemplo es el desarrollo de productos con valor agregado en el sector tealero, como el té gourmet, o extractos de té verde.   Debemos ampliar nuestra industria alimenticia, con plantas y modelos industriales que den mayor valor a la producción de nuestros pequeños chacareros, con propuestas como las que viene impulsando la Secretaría de Agricultura Familiar: Frigoríficos móviles, plantas de industrialización o extractos de frutas que puedan servir a centenas de familias mejorando sus ingresos.

DESAFÍO 2: NUEVAS INDUSTRIAS A PARTIR DE NUESTROS RECURSOS NATURALES

Además de las industrias tradicionales, hay posibilidades que surgen de la producción de nuestra tierra y pueden generar recursos para centenares de familias misioneras.

Citamos algunos casos:

A) Esencias: Nuestra biodiversidad brinda especies con propiedades aromáticas, medicinales, cosméticas, de alta demanda.  Como ejemplo, es por todo misionero conocida la citronela.  Vemos a los conprovincianos del Alto Uruguay ofrecernos sus bidones por una cifra que, si la transformamos en productos finales, industrializados, envasados, puede multiplicarse alrededor de 200 veces. 

Por eso, estamos diseñando el Centro Tecnológico Oleo Quimico -CETOQ- que se instalará en El Soberbio, y ya, junto a la Biofábrica y al INTA hemos distribuido plantines para dar un primer paso necesario: El mejoramiento de las plantaciones.   Seguirán capacitación, conformación del cluster, instalación de la planta, todo con gran capacidad de un importante incremento en los recursos que reciben los productores primarios.

B) Bioplásticos: El cluster de la mandioca misionera está trabajando en desarrollar bioplásticos a partir de la fécula de mandioca modificada, y también se está trabando en nuevos plásticos con utilización de la madera, conocidos como “Wood Plastic Composite”, que pueden utilizarse para pisos, revestimientos, molduras, aberturas de gran resistencia en usos exteriores, en crecientes mercados.

C) Carbón Activado:  Se caracteriza por su alta porosidad que le da una gran capacidad absorbente.  Su demanda es creciente, para mascarás de gas, industrias de alimentos y bebidas, equipos de aires acondicionados, productos farmacéuticos, y podríamos seguir. Se lo genera a partir de una diversidad de productos: Cascara de arroz o de maní y  huesos, por ejemplo.  Pero el mejor carbón activado se logra a partir de la madera de pino, que tanto abunda aquí. Tenemos en Misiones el pionero que lo está intentando. 

D) Fitomedicamentos: Otra oportunidad de nuestra biodiversidad: Medicamentos que se pueden generar aquí, y que de hecho se generan en el Laboratorio de Especies Medicinales de Misiones (LEMIS), que elabora fitomedicamentos en base a vegetales conocidos por todo misionero: Ambay, Caléndula, Carqueja y Cangorosa, proveyendo a dependencias sanitarias de la Provincia.

Pero las posibilidades de crecimiento son enormes: Se pueden desarrollar nuevos fitomedicamentos de alta demanda con posibilidades de exportación. Hay profesionales experimentados y un camino hecho, que se puede ampliar.  Los ejemplos anteriores tienen una característica común.   La industrialización mejorará la demanda y el precio que recibe la familia agrícola, con un potencial de generación de riqueza, y sobre todo, de buena distribución de esta.

DESAFÍO 3: NUEVAS INDUSTRIAS TECNOLÓGICAS

El desarrollo tecnológico, los nuevos productos y hábitos de consumo, nos llevan a que también sea imperioso abordar campos industriales no tradicionales, y desarrollar la capacidad de visualizar y comprender los cambios que se van produciendo e intentar formar parte activa de los nuevos movimientos. Conceptos como inteligencia artificial, realidad aumentada, industria 4.0, impresión 3D deben ser cada vez más naturales, sobre todo para nuestros jóvenes y sus iniciativas. 

Misiones, aun en un momento difícil para la industria nacional, ha logrado la radicación de empresas que representan un gran paso en incorporar nuevas tecnologías.   Las plantas prontas a inaugurar en el  Parque Industrial Posadas  de la firma polaca LUG Light Factory, que fabricará luminarias de alto rendimiento y durabilidad; y de la firma RETSA con la marca VOLTU, que producirá motocicletas eléctricas, unidades motoras y de almacenamiento de energía para vehículos, contribuirán a impulsar una nueva cultura industrial en Misiones, con nuevas lógicas, nuevos estándares de calidad, nuevas necesidades de servicios, que irán generando nuevas posibilidades para la atracción de otras industrias.

Un papel especial juegan las industrias TICs -Tecnologías de la Información y las Comunicaciones- que están evolucionando a SBC -Servicios Basados en el Conocimiento- que no solo abarcan software, sino también productos audiovisuales, videojuegos y animaciones.  Misiones tiene aquí una gran oportunidad para miles de jóvenes, dado que la demanda de trabajo es de crecimiento incesante, lo que no suele ocurrir con las industrias tradicionales, donde la tecnología suele implicar una reducción de puestos.  Misiones, con sus escuelas técnicas, sus universidades con carreras ligadas al software, su Escuela de Robótica, su Instituto de Artes Audiovisuales (IAAVIM), su naciente Cluster SBC, el tejido de fibra óptica que está desarrollando en toda la provincia la empresa Marandú, tiene oportunidades para crecer en estas industrias, atraer inversiones, brindar trabajo calificado, modernizar sus industrias, y destacarse en el contexto regional.

Un trabajo conjunto

Estos retos deben ser asumido en trabajo conjunto y coordinado de diversos Ministerios y Secretarías del Gobierno Provincial, como lo estamos haciendo, con esfuerzos coordinados de equipos técnicos, y en interacción y diálogo con instituciones de apoyo y entidades profesionales y empresarias. Mucho hay por hacer. En la medida que las condiciones se fortalezcan para el desarrollo industrial, más podrá lograrse con el esfuerzo provincial, de su gobierno, de las instituciones y de las familias misioneras. 

Todo lo dicho, más el potencial de los nuevos puertos, un nuevo esquema logístico regional, un nuevo plan industrial integral, y la voluntad de todos los misioneros, pueden generar un salto industrial cualitativo.    Es lo que nos ha pedido nuestro Gobernador. 

 

Share/Save/Bookmark