Staudt Confecciones, un emprendimiento textil familiar que se transformó en un referente regional. Con buen presente y mejores proyecciones, la firma busca expandirse brindando más alternativas a la oferta laboral de un rubro muy exigente.

Hablar de industria textil implica hablar de uno de los pilares de la revolución industrial y la evolución del rubro a lo largo de estas décadas encuentra al país como un referente regional y Misiones tiene su cuota de responsabilidad con la firma Staudt Confecciones.

Desde sus inicios, hace casi 35 años, la empresa radicada en Oberá se fue transformando hasta convertirse en una verdadera usina de producción que provee a grandes marcas de la región y del país, aunque Misiones fue y será su mercado principal.

Los orígenes de la firma descansan en el deseo de don Carlos Staudt y su esposa de desarrollar un emprendimiento textil en un contexto complejo en el que las libertades todavía se discutían y en el que la economía tambaleaba casi siempre hacia atrás.

Con mucho esfuerzo, imaginación, adaptación y sacrificio, la empresa salió adelante hasta posicionarse hoy como el máximo referente de la zona en confecciones textiles.

“Básicamente nos dedicamos a todo lo que sea manufactura textil y desarrollo de líneas de moda. Pero ahora además incursionamos en productos regionales”, describe Rafael Szeliga, uno de los responsables de la compañía obereña conocida como Staudt Confecciones a partir de 2008.

“No somos una empresa que salga a buscar mercados externos dada la complejidad de la situación macroeconómica. Sin embargo la calidad de nuestros productos va cobrando fama hacia afuera y en nuestra cartera de clientes figuran empresas de otras provincias”, señala Szeliga.

“Hoy preferimos trabajar con empresas locales y si bien tenemos clientes en Corrientes y Chaco que nos compran desde hace años, somos eminentemente proveedores del mercado local. Hay grandes empresas con mucho peso específico que nos apuntalaron años atrás y que hoy siguen confiando en nuestros productos, tales los casos de Quilmes, Duty Free Shop, Cataratas del Iguazú y diversas municipalidades”, describe el empresario.

En cuanto al contexto ocupacional, cabe destacar que Staudt Confecciones privilegia la mano de obra local. “Somos una empresa bien obereña, con empleados de la ciudad y clientes de toda la zona. Gracias a nuestros esmerados trabajadores hoy el trabajo obereño se exporta y se muestra al mundo”, destaca orgulloso Szeliga. La firma emplea directamente a un mínimo de 25 personas “y a veces se amplía de acuerdo a la nómina”, señala el encargado que calcula en no menos de 50 personas empleadas indirectamente entre intermediarios y vendedores, sin contar a los proveedores locales y los de otras latitudes.

Al respecto, Szeliga explica: “Aun cuando apuntalamos el mercado local, que es donde nos hacemos fuertes, hay que destacar que los beneficios que genera esta empresa también se distribuyen en otras provincias. Esto es así porque mucho de nuestros proveedores son de Tucumán o Chaco, también Tierra del Fuego y Buenos Aires que es donde están radicadas las grandes textiles. Sin embargo la trayectoria, la calidad y el reconocimiento nos transformaron sin dudas en referentes del Nea”.

Así las cosas, el futuro se presenta promisorio para el rubro y ante esa posibilidad sus directivos buscan reposicionar a la empresa. “Este año intentaremos ampliar nuestra nómina a 40 empleados, por ello estamos buscando apoyos para impulsar nuestras obras de ampliación. Tal es así que el año pasado trajimos herramientas de punta para concretar las modificaciones en nuestra planta de producción. El objetivo es maximizar la producción que, bajo las condiciones actuales, se ubica entre las doce mil y quince mil prendas mensuales.

Queremos llevar la producción a al menos veinte mil prendas mensuales y para ello necesitamos ampliar nuestras condiciones y nuestra nómina. Entendemos que el factor humano es muy importante porque, a diferencia de otros rubros, debemos capacitar intensivamente a nuestros empleados, es necesario formarlos, es un rubro muy exigente y en nuestro caso apelamos a un estándar de calidad que nos identifica en toda nuestra trayectoria”, concluye Szeliga.

Share/Save/Bookmark